Teléfono Oficina: 917 264 278 - Teléfono Gratuito: 900 264 462

Las altas temperaturas dispararán la plaga de avispas este verano

Las incidencias registradas por este insecto se multiplican por tres tras una primavera y un verano extremadamente calurosos

Como todos los animales, cumplen su función en la Naturaleza. Pero su aparición da al traste automáticamente con la mejor de las barbacoas o el más refrescrante de los baños. Aguantar el tipo mientras revolotea a nuestro lado una avispa, que nunca viene sola, no es fácil.

Las altas temperaturas registradas en los inicios de la primavera, que han continuado a lo largo de lo que llevamos de verano, han facilitado a las avispas alimento abundante y temprano y han hecho que las incidencias registradas por las empresas especializadas a causa de este insecto se hayan triplicado respecto del verano pasado.

Según explica a ABC el director técnico de Rentokil Initial, compañía especializada en servicios de Higiene Ambiental, Luis Calderón, «el calor beneficia en líneas generales a las plagas porque acelera y adelanta sus ciclos biológicos.

Las gramíneas eclosionan antes, hay abundancia de alimento y las avispas necesitan menos tiempo para completar sus ciclos de huevo a larva. Además, los adultos se desarrollan mas rápidamente, pudiendo dar lugar a una segunda generación», asegura este experto.

Nidos de hasta 200 ejemplares.

Este aumento de las poblaciones de las colonias hace que el insecto tenga que salir con más frecuencia a buscar alimento. Afortunadamente, las avispas, «pese a ser un insecto social», dice Calderón, «hacen nidos relativamente pequeños; lo normal es de 20 a 30 ejemplares, aunque con las condiciones ideales que se están encontrando esta temporada, en algnuos casos puede llegar a los 200 ejemplares».

Eliminar un nido de avispas no es fácil. Suelen hacerlos en lugares de fácil acceso desde el exterior como cavidades de paredes, tejados o aleros.

La humedad es otro factor determinante porque «construyen sus nidos con materia vegetal y agua», dice Calderón, que previene contra el intento de eliminar personalmente los nidos. «Incluso si se intenta de noche, cuando están más inactivas, si se falla y el producto no es fulminante, saldrán a defender el nido. Y no será agradable».

Fuente